Noticias

Fumigación: hortalizas y frutales

En la industria hortofrutícola es común escuchar que la fumigación de los suelos los deja sin vida, eliminando tanto la flora como la fauna a niveles microscópicos. Sin embargo, la serie Triform de Trical ha demostrado lo contrario al ser la línea de productos más eficiente en el control de nemátodos, hongos, bacterias fitopatógenas y sustancias alelopáticas.

Para aclarar los principales mitos de la fumigación conversamos con Jason Pierce, director de Trical Sudamérica, quien explicó que el objetivo principal de la fumigación de los suelos es eliminar los efectos de las sustancias alelopatías, erradicando del suelo nemátodos fitoparasitos, hongos y bacterias fitopatógenas.

destacó que, al mismo tiempo, este producto permite “preservar la vida de los principales habitantes del suelo y no esterilizarlo”.

“El control de enfermedades antes que se asienten se asemeja al concepto de Control Integrado de la Salud de los Cultivos (ICHM, por sus siglas en inglés) el cual contempla una combinación de perspectivas biológicas, físicas y químicas para el control de enfermedades. Éstas son integradas para un efecto general máximo con las respectivas consideraciones a límites ecológicos y económicos. Los beneficios adicionales de la fumigación demuestran claramente que la esterilización del suelo no ocurre, de hecho, sucede todo lo contrario”, explicó Pierce.

Organismos que se ven beneficiados

 

Beneficios de la fumigación con la serie Triform de Trical.

El director de Trical Sudamérica explicó la forma en que la serie Triform lograr beneficiar el suelo y potenciar ciertos agentes benéficos, mientras que agregó que con el uso del producto ocurre un gran incremento en la actividad biológica del suelo. “El número total de las bacterias benéficas aumenta cinco veces arriba de los niveles previos a la fumigación. Este incremento se debe en parte a la rápida multiplicación de Pseudomonas spp. (P.fluorescens ) y otras bacterias benéficas que descomponen la 1,3 Dicloropropeno y Cloropicrina en el suelo”.

Pierce indicó que la fumigación de suelos también detiene temporalmente los procesos de nitrificación – lo que significa que detiene la transformación de amoníaco en nitratos, los cuales son llevados a cabo por bacterias benéficas conocidas como Nitrosomonas, permitiendo conservar el nitrógeno del suelo

“Hongos de géneros que son clasificados como benéficos como Cephalosporium spp., Chaetomium spp., Gliocladium spp., Melanospora spp., Stachybotrys spp. y Tricoderma spp. típicamente incrementan mucho después de la fumigación. Hongos menos conocidos, debido a que son más difíciles de estudiar, como Basidiomicetes del género Agaricus,

Nidula, y Coprinus, en nuestra experiencia tienden a incrementarse después de la fumigación del suelo”, detalló Pierce. “Existe una mejor respuesta de crecimiento y un “efecto fertilizante” – lo que significa una mayor respuesta de crecimiento de la que se esperaría con el control únicamente de los
patógenos causantes de enfermedades de la raíz”.

Interacción de la molécula en el perfil del suelo

En cuanto al comportamiento de los productos Triform en suelos agrícolas, Pierce comentó que estos se degradan entre 10 a 30 días después de su aplicación.

“Estudios han demostrado que los productos Triform se degradan rápidamente en dióxido de carbono en el suelo. Debido a que es afectada por bacterias comunes del suelo, la degradación comienza alrededor de uno o dos días después de la aplicación”.

Asimismo, el director para Sudamérica de Trical comentó que la fumigación con diferentes mezclas de Triform favorece el crecimiento de las mismas bacterias benéficas que la degradan.

Pierce agregó que “debido a que los productos Triform contribuyen con nitrógeno y cloro al suelo además de dióxido de carbono, todos los metabolitos de este fumigante son nutrientes esenciales para la planta. Esto puede ser en parte la causa del efecto conocido como el “efecto fertilizante” de la fumigación de suelos”.

“Debido a que las Pseudomonas spp. son bacterias benéficas que habitan los suelos, se entenderá que la fumigación repetida con los productos Triform del mismo terreno aseguraría la persistencia de altas poblaciones de bacterias activas en el suelo”, detalló Pierce.

Finalmente, Pierce sostuvo que, durante las últimas tres décadas, el uso de la serie Triform ha sido refinado para asegurar el control seguro y eficiente de un amplio espectro de pestes de los suelos. Lo que brinda un fundamento sólido a la empresa para continuar con el actual trabajo de aportar a la fruticultura nacional con un énfasis enfocado en el Control Integrado de la Salud de los Cultivos vía la desinfección de los suelos.

 

fuente: https://www.portalfruticola.com/noticias/2018/08/23/la-fumigacion-de-suelos-en-frutales-y-hortalizas-y-sus-efectos-bionutricionales/

Volver